VENEZUELA: OBEDECIMOS AL PUEBLO

Publicado en por unidad-popular.over-blog.es

001.jpg

 

“Al insurgir, no solo interpretamos la voz del pueblo del cual formamos parte y que es el único depositario legitimo de la soberanía política, sino que como soldados de la patria obedecimos la orden imperativa contenida en el articulo 132 de la constitución nacional que nos manda <<… asegurar la defensa nacional, la estabilidad de las instituciones democráticas y el respeto a la constitución y a las leyes, cuyo acatamiento siempre estarán por encima de cualquier obligación. Las fuerzas Armadas Nacionales estarán siempre al servicio de la Republica y en ningún caso al de una persona o parcialidad política…”

 

Y es que mientras el mundo soportaba en los 80, casi incólume los avatares de una guerra fría en decadencia, en una década para el olvido, en la Fuerza Armada Venezolana se fraguaba, en secreto, sin que nadie lo sospechara o guardara esperanza alguna, un giro a la historia (la propia y la de América Latina). La oficialidad media se reunía y reclutaba adeptos entre los nuevos, fascinados por la idea de cambiar el Estatus Quo. Así, el grupo de soldados que en 1977 conformaron el Ejercito Bolivariano Revolucionario, devenido cinco años mas tarde en el MBR-200, y comandados por el hijo de los hijos de Maisanta (General Pedro Pérez Delgado caudillo antigomecista) Hugo Chávez Frías decide, en 1983, a propósito del bicentenario del nacimiento de Simón Bolívar, jurar firmemente, bajo el Saman de Guere, cambiar el rumbo del país, sin saber que al hacerlo irrumpirían en la vida política nacional para transformarla radicalmente.

 

 EL MBR-200 crea una alianza con los civiles, con la izquierda, con la academia, con quienes hacían vida política para empezar a proyectar la toma del poder por la vía de las armas. Al interior de la FAN, le seguían de cerca los pasos al inquieto Comandante Bolivariano, tanto que en 1989, el mismo año de “El Caracazo”, lo arrestan junto con otros oficiales “por considerar contra la Republica”. Como no poseían prueba alguna, lo liberan, peo lo alejan del Palacio de Miraflores y lo colocan como oficial de asuntos civiles en la Brigada de Cazadores de la guarnición de Maturín. Eran los tiempos en los que Hugo Chávez realizaba su maestría en Ciencias Políticas en la universidad Simón Bolívar.

 

“Para 1992 el juego estaba completamente trancado: las armas de la critica tuvieron que dar paso a la critica de las armas. La política entreguista del puntofijismo llegaba a su más nauseabunda expresión con el programa neoliberal puesto en práctica por Carlos Andrés Pérez: el país estaba subordinado al Fondo Monetario Internacional y de rodillas ante el imperio; los partidos políticos se dedicaban exclusivamente al saqueo y a la burla social; la dignidad del pueblo venezolano estaba secuestrada. Teníamos que dar un paso al frente ante tal estado de cosas, con el más puro compromiso con la redención de la patria y para devolverle al pueblo las armas de la Republica. El 4-F Bolívar volvió para nunca irse jamás”, rememoró, desde el campo de Carabobo, el comandante Chávez en el decimo noveno aniversario de la fecha que dividió al país en dos.

 

Hoy no cabe duda que la historia dio la razón a la joven oficialidad que con valentía, liderazgo y sentido de historia decidió levantar las armas contra los verdaderos enemigos del pueblo, no contra la democracia, sino contra los falsos demócratas. “Somos libres, somos independientes y, como dijo Bolívar, la independencia es la puerta abierta para lograr los demás bienes de la patria. El 4 de febrero pario un mundo nuevo. Por eso digo, parecía imposible, pero fue posible gracias a dios y al coraje del pueblo”.*

 

*ARTICULO TOMADO DE LA REVISTA 4-F GÉNESIS DE UNA REVOLUCIÓN.

 

Etiquetado en Activismo

Comentar este post